Cuando te vuelves dependiente de alguien, permaneces infantil, nunca creces.

“…por favor, nunca te sientas culpable a mi alrededor. Estoy totalmente en contra de cualquier tipo de culpabilidad. La culpabilidad es absolutamente errónea. Pero ha sido utilizada por los sacerdotes, los políticos y los puritanos a lo largo de los tiempos, durante siglos. La culpabilidad es una estrategia, una estrategia para explotar a las personas: haz que se sientan culpables. Una vez que hayas logrado que se sientan culpables, serán tus esclavos. Debido a la culpabilidad, nunca estarán lo suficientemente integradas; debido a la culpabilidad permanecerán divididas. Debido a la culpabilidad nunca serán capaces de aceptarse a sí mismas, estarán siempre censurándose. Debido a la culpabilidad estarán dispuestas a creer en cualquier cosa. Harán cualquier cosa para librarse de la culpabilidad. Repetirán cualquier tontería, cualquier ritual sin sentido para librarse de la culpabilidad.

A lo largo de los siglos, el sacerdote ha hecho que la gente se sienta culpable. Todas las denominadas religiones existen por tu culpabilidad, no existen por la existencia de Dios. No tienen nada que ver con Dios y Dios no tiene nada que ver con ellas; existen por tu culpabilidad. Tienes miedo, sabes que estás mal: tienes que buscar la ayuda de alguien que no esté mal. Sabes que eres indigno: tienes que doblegarte, tienes que servir a los que son dignos. Sabes que no puedes confiar en ti mismo, porque estás dividido.

Sólo una persona indivisa puede confiar en sí misma: en su sensación, en su intuición. Tú estás siempre vacilando, temblando por dentro; necesitas alguien en quien apoyarte. Y cuando te apoyas en alguien, cuando te vuelves dependiente de alguien, permaneces infantil, nunca creces. Tu edad mental sigue siendo la de un niño. Nunca alcanza ninguna madurez, nunca llegas a ser independiente. Y el sacerdote no quiere que te vuelvas independiente. Si eres independiente te ha perdido; si eres dependiente eres todo su mercado, todo su negocio.

Estoy absolutamente en contra de cualquier tipo de culpabilidad. Recuérdalo siempre: si empiezas a sentirte culpable acerca de algo a mi alrededor, lo estás haciendo por ti mismo. Estás cargando aún con las voces de tus padres, de los sacerdotes que hay dentro de ti; todavía no me has oído, aún no me has escuchado. Quiero que estés totalmente libre de toda culpabilidad. Cuando estás libre de culpabilidad, eres una persona religiosa. Ésa es mi definición de una persona religiosa”.

depressed_thumb2

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s