Sanación Holística a través de los Chakras

Chakra es una palabra del sánscrito y significa rueda. El cuerpo tiene en su conformación un gran número de estas ruedas, de las cuales siete son conocidas como los chakras principales o mayores, y veintiuno como los chakras menores o secundarios. Estos últimos son más pequeños que los primeros y se sitúan en los puntos de entrecruzamiento de los ramales de energía. Su dimensión es de unos siete centímetros y se encuentran también en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.


Las “ruedas” o “chakras” no pertenecen al cuerpo físico, sino que están distribuidas en el plano astral o espiritual. Tienen estrechísima correspondencia con determinadas partes del organismo, con las que mantienen concordancia, como se verá más adelante.

Los chakras son además como pequeñas puertas que permiten el contacto de unas energías con las otras. Para mejor visualizados, debe concebírselos como si fueran antenas emisoras y receptoras de información. Será fácil comprender entonces, que la aparición de un problema se debe a que una o varias de esas antenas se estropean y por lo tanto comienzan a recibir o a emitir en forma distorsionada. 


Los chakras se van desarrollando a medida que el ser humano madura. Cada uno de ellos representa una pauta psicológica distinta y evoluciona en la vida del individuo a través del flujo energético natural. Los chakras se bloquean cuando la energía no circula a través de ellos en forma naturalmente fluida, taponándolos, o bien quedan atascados cuando giran alteradamente de manera irregular o en sentido contrario a la dirección de las agujas del reloj. Cuando los chakras funcionan correctamente, cada uno de ellos se abrirá y girará en tal sentido para absorber y aprovechar la energía que proviene del Universo.

Cuando el chakra gira en el sentido contrario, la corriente energética sale desde el cuerpo, interfiriendo con su metabolismo. En ese caso se dice que el chakra está cerrado a las energías que provienen del exterior.

Los chakras también tienen la capacidad de proporcionarle al individuo, a través de la energía que metabolizan, información referida al mundo exterior.

¿CÓMO ABRIR LOS CHAKRAS?



Cada ser humano tiene siete chakras de importancia: se los califica de “mayores”. Durante el tratamiento con energía, ésta debe dirigirse al chakra y esperar que desde él la energía vaya al órgano enfermo y a sus músculos para liberarlos de la tensión asociada en ellos. Pero, cuando la tensión adicional está ubicada entre el chakra y los músculos del órgano asociado, entonces es necesario liberar en primer lugar esa tensión, de lo contrario la energía vital no llegará al órgano desde el chakra mayor, sino que será aprovechada por la tensión intermedia ubicada en el camino. De esto se desprende que, cuando se habla de la apertura de los chakras, se hace referencia a la “eliminación de la tensión intermedia” en el cuerpo que hay entre el chakra, su órgano correspondiente y las glándulas asociadas. Esto se logra orientando la energía durante algún tiempo en dirección al chakra, lo que eliminará la tensión intermedia.

Así, la apertura de los chakras resulta ser un tratamiento preliminar de energía, que asegura que el camino que va del chakra mayor al órgano enfermo esté libre de obstáculos (tensión), para que de este modo el órgano, sus músculos tensos y las glándulas con ellos relacionadas, puedan beneficiarse de la energía vital. Sin embargo, la apertura de un chakra específico no apunta a eliminar solamente un obstáculo entre el chakra y el órgano, sino también a curar en un mismo acto esa parte del cuerpo, comenzando en el chakra y hasta llegar al órgano y las glándulas.

Se dice que un chakra está “cerrado” cuando se advierten diferencias en los niveles de tensión registrados entre la mayor parte de las regiones del cuerpo. Esto es, por supuesto, previo a la realización de un tratamiento con energía. Algunas personas “internalizan” sus emociones, lo que se refleja predominantemente en el área del estómago (plexo solar), y se podrán verificar allí la existencia de más altos niveles de tensión. Pero eso no significa que no haya tensión en otros lugares.

También es posible que se registren al mismo tiempo niveles de más baja tensión en otros órganos y partes del cuerpo, como en la espalda, la espina dorsal, el tórax, los órganos sexuales, etc. El tratamiento con energía puede realizarse igualmente en esos casos. Más aún, es recomendable hacerlo porque permite llevarlos a su armonía. Tratar igualmente el cuerpo aunque esté aparentemente sano, es ayudarlo a liberarse de tensiones acumuladas, ejercitando de este modo la prevención de las enfermedades.

Una vez abiertos los chakras, ¿pueden volver a cerrarse?

La eliminación de la tensión en las vías de los órganos del cuerpo como resultado de la apertura de los chakras no significa que quedarán libres de ella por siempre. Si la persona continúa reaccionando con emociones negativas prolongadas a las perturbaciones externas, aferrándose a ellas, no estará en posición de enfrentarlas ni de luchar en a su contra.  

El acondicionamiento continuo entre las emociones no liberadas y la tensión asociada resultará naturalmente en más tensión en el cuerpo, así, no sólo los chakras podrán cerrarse de nuevo, sino que también los órganos curados se podrán volver a enfermar. Por lo tanto, como parte de la prevención, se considera realmente necesario el frecuente empleo de técnicas energéticas sumadas o no a algún basamento espiritual. Este último actuará como moderador o filtro cuando el individuo se involucre emocionalmente, limitando las posibilidades de nuevas tensiones.

LOS CHAKRAS MAYORES


Los siete chakras principales son los que ejercen la mayor influencia energética sobre la vida y la salud del individuo y son capaces de producir en él cambios funcionales con gran facilidad. A continuación se podrá conocer su denominación, cómo funcionan y con cuáles órganos del cuerpo están directamente relacionados.

PRIMER CHAKRA:  BASE

Órganos
Es el soporte físico del cuerpo. Base de la columna vertebral. Piernas, huesos, pies. Recto. Sistema inmunitario.
Mente y emociones

Seguridad física de La familia y el grupo. Capacidad para satisfacer las necesidades vitales. Capacidad de valerse por sí mismo, Integración grupal.
Disfunciones físicas (Bloqueo)


Dolor crónico en la parte baja de la espalda, ciática, várices, tumores o cáncer rectal, trastornos relacionados con el sistema inmunitario, depresión.



SEGUNDO CHAKRA:  SACRO

Órganos
Órganos sexuales, intestino grueso, vértebras inferiores, pelvis, apéndice, vejiga, zona de caderas.

Mente y emociones
Acusación y culpabilidad. Dinero y sexualidad. Poder y control. Creatividad, ética y honor en las relaciones.

Disfunciones físicas (bloqueo)
Problemas obstétricos o ginecológicos. Dolor en la pelvis o en la región lumbar. Potencia sexual, problemas urinarios y de próstata.



TERCER CHAKRA:  PLEXO SOLAR

Órganos
Abdomen, estómago, intestino delgado, hígado, vesícula biliar, riñones, páncreas, glándulas suprarrenales, bazo, parte central de la columna vertebral.

Mente y emociones
Confianza, temor e intimidación; estima y respeto propios, confianza y seguridad en uno mismo, cuidado de uno mismo y de los demás, responsabilidad en la toma de decisiones, sensibilidad a las críticas, honor personal.

Disfunciones físicas (bloqueo)
Artritis, úlceras gástricas o duodenales, afecciones de colon e intestinos, pancreatitis/diabetes, indigestión crónica o aguda, anorexia o bulimia, disfunción hepática, hepatitis, disfunción suprarrenal.

CUARTO CHAKRA:  CARDÍACO

Órganos
Corazón y sistema circulatorio, pulmones, diafragma, glándula timo, hombros y brazos, costillas/pechos.
Mente y emociones

Amor, odio, rencor, amargura, dolor, ira, egocentrismo, soledad, compromiso, perdón, compasión, esperanza y confianza.
Disfunciones físicas (bloqueo)

Angina de pecho, ataque cardíaco, prolapso de la válvula mitral, ensanchamiento anormal del corazón, asma, alergias, cáncer de pulmón, neumonía bronquial, cáncer de mama, cervicales, hombros.

QUINTO CHAKRA: LARÍNGEO

Órganos
Garganta, tiroides, tráquea, vértebras cervicales, boca, dientes, encías, esófago, paratiroides, hipo tálamo.
Mente y emociones

Elección y fuerza de voluntad, expresión personal, realización de los sueños, juicio y crítica, fe, conocimiento, capacidad para tomar decisiones.
Disfunciones físicas (bloqueo)

Ronquera, irritación crónica de la garganta, úlceras bucales, afecciones en las encías, afecciones temperomaxilares, escoliosis, laringitis, inflamación de los ganglios, trastornos tiroideos.

SEXTO CHAKRA:  FRONTAL (TERCER OJO)

Órganos

Cerebro, sistema nervioso, ojos, oídos, nariz, glándula pineal, glándula pituitaria.

Mente y emociones
Auto elevación, verdad, capacidades intelectuales, buena opinión de sí mismo, receptividad a las ideas de los demás, capacidad de aprender de la experiencia, inteligencia emocional.

Disfunciones físicas (bloqueo)
Tumor cerebral, derrame, embolia, trastornos neurológicos, ceguera, sordera, trastornos de columna vertebral, problemas de aprendizaje, epilepsia.

SÉPTIMO CHAKRA: CORONARÍO

Órganos
Sistema muscular, esqueleto, piel.

Mente y emociones
Capacidad de confiar en la vida, valores, ética y coraje, humanitarismo, generosidad, visión global, fe e inspiración, espiritualidad y devoción.

Disfunciones físicas (bloqueo)
Trastornos energéticos, agotamiento crónico no relacionado con una dolencia física, extremada sensibilidad a la luz, al sonido y a otros factores ambientales.
ARMONIZACIÓN DE LOS CHAKRAS. Eliminación de las disfunciones físicas (Bloqueos)
– Primeramente  pasamos a limpiar las primeras capas etéricas del aura con la mano derecha.

– Inmediatamente debemos reforzar la energetización de los chakras, para lo cual se utiliza la mano derecha sobre cada chakra dándole un movimiento enérgico y circular en contra de las agujas del reloj. Comenzamos por el pubis y seguimos, sin parar, hasta la corona.

– Al terminar de energetizar los chakras, hacemos una armonización de las capas del aura, comenzando desde la inferior (pegada al cuerpo), hasta más o menos cincuenta centímetros por encima del cuerpo. Para esto se utilizan las dos manos, dándole un movimiento circular suave y extendiéndolo por todo el cuerpo de abajo hacia arriba.

– Utilizamos luego el Péndulo (preferiblemente, péndulo de luz) para realimentarlo con la energía de la mano y de la luz, a fin de que ellos tomen el color faltante y queden completamente permeables a la energía universal.

Es necesario dejar que el péndulo vaya abriendo su radio a medida que se coloca en cada chakra. Al terminar con el chakra de la corona se debe levantar la mano con el péndulo suspendido y dejar que se mueva en círculos, a fin de abarque y Limpie todo el campo áurico.

Poco a poco se corre la mano primero hacia la cintura y luego hacia los pies, para que se termine de limpiar todo el campo áurico.
SISTEMA DE DIAGNOSTICO CON EL PÉNDULO
Como una alternativa sugerimos hacer una exploración de órganos y miembros con el péndulo. La misma se puede realizar desde las piernas hacia arriba. Se le debe consultar al péndulo de manera asertiva: ¿Este miembro, o este órgano tiene algún desequilibrio? Si la respuesta es afirmativa, entonces se practica (con las manos) una sanación específica, reforzando así la compresión energética de ese miembro o de ese órgano; muchos le llaman cirugía espiritual y consiste en poner las manos pegadas -o casi pegadas- a la región afectada y transmitir energías de color blanco. Luego extraer con las manos las energías negativas. Por último, se utiliza el péndulo de luz -con la luz encendida-, para energetizar la zona dejando que él mismo de vueltas en sentido circular positivo.
En los casos en los cuales se detecte una lesión, se le debe recomendar al paciente acudir a un Médico Especialista tratando de no crear ningún tipo de alarma.
De igual forma es prudente explicarle que el equilibrio puede causarle sueño o modorra, lo cual es necesario para rehacer nuevas energías. De esta forma concluye el procedimiento del equilibrio energético.
El sanador debe tomar siempre precauciones para no cargarse con parte de las energías del sanado. Para tal fin, inmediatamente después de terminar la sesión, debe sacudirse las manos enérgicamente, dos o tres veces, y lavárselas con agua y jabón. De igual forma es imprescindible tomar uno o dos vasos de agua, sobre todo en el comienzo.
Fuente
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s