Meditaciones de la semana

La comparación es una enfermedad, una de las mayores enfermedades. Nos han enseñado a comparar desde pequeños. Tu madre comienza comparándote con otros niños. Tu padre te compara. Los profesores dicen: Mira a Johnny, qué bien lo hace todo, y … tú no lo haces bien en absoluto.

Desde que naces te enseñan a compararte con otros. Es una enfermedad; un cancer que destruye tu alma. Cada individuo es único, compararlo es imposible. Simplemente yo soy yo y tú eres tu. No hay nadie en el mundo con quien puedas compararte. ¿Puedes comparar acaso una rosa con una margarita?. No comparas. Sabes que son diferentes; la comparación no es posible.

En el ser humano no existen las especies. Cada ser humano es único. Nunca ha existido un individuo igual que tú y nunca existirá de nuevo. Eres absolutamente único. Este es tu privilegio, tu prerrogativa, la bendición de la vida: que te ha hecho único.

La Libertad

La libertad ‘de…’ es ordinaria, mundana. El hombre ha intentado siempre liberarse de cosas. No es creativo. Este es el aspecto negativo de la libertad.

La libertad ‘para’ es creatividad. Tienes una cierta visión que quieres materializar y quieres libertad para vivirla.

La libertad ‘de…’ es siempre del pasado, y la libertad ‘para’ es siempre para el futuro.

La libertad ‘para’ tiene una dimensión espiritual porque te estás moviendo hacia lo desconocido y quizás, un día, hacia lo que no se puede conocer. Te dará alas para volar.

Dinero

Escuché una vez: :

Dos hombres caminaban en una calle del concurrido centro de negocios de una ciudad. De repente uno exclamó, “ ¿Escuchas el bello sonido del grillo? El otro hombre no podía oirlo. :

Le pregunta a su compañero ¿Cómo es posible que oigas a un grillo en medio de semejante tumulto de gente y tráfico?. El primer hombre se había entrenado para escuchar las voces de la naturaleza, pero en lugar de explicar esto cogió una moneda de su bolsillo y la dejó caer en medio de la calle. De repente al menos ¡una docena de personas se volvieron a mirarles!. .”

“Oímos” dijo, “Lo que queremos escuchar.” .”

Hay personas que solo pueden escuchar el sonido de una moneda cayendo al suelo – esta es su única música. ¡Pobre gente! Piensan que son ricos, y no son más que gente pobre, cuya música consiste solamente en el sonido de una moneda al caer al suelo. Gente muy pobre…muertos de hambre. No saben en que consiste la vida. No conocen la infinidad de posibilidades, desconocen la infinidad de melodías que te rodean – la riqueza multidimensional. .”

Oyes solamente lo que quieres escuchar.

aloneness

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s