Para “ser alguien”…

La mayoría de las personas no eligieron sus profesiones, o si lo hicieron, fue bajo influencia de consejos bien intencionados pero chuecos. Desde niños se nos enseña, que la inteligencia se basa en tus habilidades académicas, es decir que una boleta de calificaciones representa tu capacidad, y empezamos poco a poco a dejar a un lado lo que nos gusta, para enfocarnos a tener un montón de conocimientos para ser “alguien” el día de mañana, aún a costa de la misma vocación. Cuantas veces no escuchamos la frase célebre: ¡Deja eso y ponte a estudiar, que de eso no vas a vivir!

Por eso el mundo esta lleno de gente brillantemente creativa que no lo sabe o no lo cree, porque sus padres y maestros no valoraron “eso” en lo que eran buenos, porque de “eso” no ganas dinero. Cada vez hay más gente que aún logrando el tan ansiado título, vive frustrada. Hoy ya no es suficiente tener una licenciatura, ahora necesitas una maestría, y después, un doctorado, porque “la competencia esta fuerte” y llenarte de conocimientos te llevara a “ser alguien”.

Esta bien enfocarse en aprender, de hecho, el aprendizaje no termina nunca, pero en conocimientos que hagan crecer tu vocación y tu persona, porque uno no anda por la vida haciendo ecuaciones o viendo los ángulos o los vértices, o resolviendo los problemas personales con conocimientos de matemáticas o química. Dejamos a un lado la creatividad, ese don mágico de tener ideas originales y desarrollarlas, como cuando éramos niños.

estudi

No podemos concebir un país desarrollado sin buenas bases educativas enfocadas al crecimiento personal, al sano desarrollo humano.

GUILLIAN LYNNE fue una niña de bajó rendimiento escolar, el dolor de cabeza de sus maestros, quienes se quejaban con su madre de que la niña fomentaba la indisciplina, distraía a la clase y no se concentraba. Le dijeron a su madre que podría tratarse de un serio trastornó de aprendizaje.

La llevaron a un psicólogo para que “aprendiera a ser normal”.

El Dr. después de escucharla un rato, llevo a su madre afuera del cuarto y le dijo que observara a la niña, quien se movía al ritmo de la música del radio del consultorio.

La recomendación fue meterla a una escuela de danza.

Tiempo después Guillian decía: “fue tan maravilloso entrar a ese lugar y ver a tantas niñas inquietas como yo, que tenían que moverese para pensar”.

Guillian Lynne se desarrolló en el ballet logrando interpretar protagónicos en las más importantes compañías de ballet.

Sus coreografías han sido aplaudidas por millones de personas en el mundo, como las de CATS y el Fantasma de la ópera.

A sus 85 años sigue activa produciendo y dirigiendo espectáculos para cine, TV y teatro.

¿Qué habría pasado si su madre hubiera seguido la sugerencia de sus maestros o la opinión del medico hubiera sido con terapias y medicamentos?

josefina

Josefina Roffiel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s